Páginas

Seguidores

viernes, 5 de julio de 2013

Madurando, no superando

Sí, me he dado cuenta de que estoy madurando, tal vez sea la edad, las obligaciones que tengo, la vida, qué sé yo... Pero estoy madurando, y menos mal, no? Con 21 años no puedo esperar seguir comportándome como hace 6.
Por qué lo digo? Porque me he dado cuenta de que mi relación con la comida es más saludable. Puedo soportar comer algo inesperado, aunque sea muy calórico y sufrir lo menos posible por ello; puedo soportar comer carne pensando en los beneficios de comerla al menos una vez a la semana, a pesar de que detesto comer carne; puedo tolerar que mi mamá quiera hacer pasta con salsa sin avisarme; puedo soportar mirarme en el espejo y aún así encontrar algún detalle lindo de entre todos mis defectos... Puedo hacerlo.
Pero eso no significa que lo haya superado del todo: como poco pero bien, no me gusta comer demasiado frente a la gente, prefiero comer sola, me sigo sintiéndome culpable cuando meriendo demasiado y prefiero no cenar, me sigue atrayendo la sensación de hambre, aunque solo sea por unos segundos porque luego tomo algo, me gusta que me digan que estoy más delgada y que la ropa me cuelgue (aunque no me queda así realmente). O sea, no estoy curada. Como me dijo mi novio el otro día: "con vos nunca puedo bajar la guardia" refiriéndose al tema comida, y tiene razón. Yo tampoco puedo bajar la guardia, cuando parece que estoy bien, caigo de alguna u otra manera. Pero cada vez caigo menos: casi siempre mi intake ronda entre las 500 y 800 calorías en un día de mucha comida, pero tengo días en que me veo fatal y me dan crisis de desesperación, claro que cada vez duran menos.
A qué va esta reflexión? Bueno, tengo una compañera que está en pleno proceso de hambre, es muy alta, es delgada, pero no puedo verlo, y hasta creo que quiere parecerse a mí (como si yo lo fuera xD). El tema es que el martes se desmayó, y no creo que sea por hambre, para mí que le dio un pico de estres, pero eso sumado a una terrible alimentación, obviamente, no se está recuperando muy rápido del desmayo. El tema es que, por un lado, me dio miedo, me hizo darme cuenta de todos los males que he evitado por cuidarme a tiempo. Pero, por otro lado, no puedo evitar sentirme atraída a hacer de nuevo mis jornadas de agua y lechuga. Imagínense que esta chica no recordaba siquiera cuando fue la última vez que había comido carne! Eso sí, hace una semana, venía con chocolate y ya se había comido dos en el camino. O sea, esta en serio mal alimentada, y tengo que reconocer que yo como poco pero como mucho más equilibrado.
No sé, supongo que es la envidia lo que habla por mí. Quisiera ser tan delgada como ella! Pero es imposible: no tengo su altura, no tengo su cuerpo; a mí me tocó otro envase y tengo que aceptarlo. Es solo que no puedo evitar esta sensación de "quiero ser como ella", lo cual es de lo más enfermo, porque no puedo querer desmayarme de hambre. Es una estupidez!
En fin, por eso, me dí cuenta de que estoy madurando, mi mente se centra todavía en mi cuerpo y en la comida, pero lo estoy reconociendo más como un templo que como una prisión. Peeero.... No está superado del todo.
Vamos paso a paso.

Hoy toca thinspo de abdomen. Este es mi favorito. :D
Hermosa, no las aburro más con esto. :) Si leyeron, genial, sino, no interesa, necesitaba sacarlo de mi ser.
Les cuento que esta semana he estado experimentando con mis límites (tal vez por todo esto que conté de mi amiga), pero no fue nada peligroso: desayuno y aguanto hasta el almuerzo bebiendo agua, almuerzo y no como nada hasta la cena, y a la cena tomo algo como leche deslactosada o café y nada más. Cosas así. Desde la última comida de ayer y el desayuno de hoy, pasaron 12 horas, por ejemplo, porque justo merendé con mi novio a las 8 de la tarde y hoy me levanté a las 8 de la mañana.
Si hoy hago todo bien, mañana subo los números de la semana. :)
Éxitos, hermosas!
Me fui a responder comentarios y a estudiar. :)

2 comentarios:

ilusa dijo...

me encantó la imagen, prefiero abdómenes así con los abdominales ligeramente marcados, que ver costillas! Yo también pienso que, aunque tal vez inconscientemente, toda la obsesión por el cuerpo, la comida, el peso, es un signo, no de inmadurez, pero sí un deseo de no madurar, no crecer y asumir responsabilidad que tal vez creamos que no podremos soportar.
Madre mía, yo nunca me he llegado a desmayar, pero a veces me han dado lipotimias y he tenido que tomarme un zumo para que se me pasara porque me veía ya en el suelo. Un beso!

muchacha werita dijo...

Que bueno que ahora seas mas conciente y te cuides mas, que linda animo bonita,!
no aburres haha como me dijo una chica en mi blog, es tu espacio puedes escribir lo que quieras : 3
cuidate mucho!!!!

No estoy orgullosa de lo que soy, creo simplemente que ha llegado el momento de admitir lo que soy. Soy una loca enferma que quiere entrar en jeans talle 34, y pesar 50 kg de aire. Nada más. Soy una loca enferma que espera a vivir del amor y del aire. Soy una loca enferma que a veces dice exactamente lo contrario frente a la gente, pero qué mas da? La vida la vivo yo, y es solamente mia.
La rabia, la procesión, el miedo y la tristeza pasa por mi interior. Y eso es lo que se ve acá.