Páginas

Seguidores

viernes, 29 de marzo de 2013

Semana Santa

No he estado escribiendo, porque por algún motivo blogger no pasa como publicadas mis entradas, y nadie se entera de todas maneras de mis actualizaciones. Pero bueno, voy a insistir...
Esta semana ha sido corta por culpa de Semana Santa, y ayer fue el último día de la semana que podía ir al gimnasio, hasta el martes, que vuelve a abrir. Lo cual, desde ya les cuento, me pone de muy mal humor, porque para mí no ir al gimnasio es igual a engordar. 

Bueno, esta semana comenze las clases, y fue un asco, porque los profesores se tomaron las vacaciones de Semana Santa por adelantado y aparecieron cuatro en tres días. Por otro lado, tengo unas dos compañeras que volvieron muy delgadas de las vacaciones, y me hizo sentir todo eso bastante mal, porque yo no he adelgazado nada, bah, no que yo sepa. La cosa es así: no soy objetivamente gorda, ni siquiera rellenita, pero, siempre me gusta volver a clases más delgada o mejor, entonces, ver compañeras que sí han bajado bastante, como que me hace sentir mal. Pero, no puedo quejarme, porque mi cuerpo sí se ve bien por el gimnasio, haya bajado o no de peso. Lo bueno es que la mayoría de las chicas volvieron gordas, y ese fue mi consuelo. Ya sé, bastante feo lo mío, pero no puedo evitar las comparaciones.
Se me hinchó un ganglio que me hizo doler desde el lunes hasta ayer, y el miércoles caí en el hospital porque la noche anterior no había dormido nada por el dolor. Pareciera que me estoy por enfermar, y mi madre quería atribuir ese dolor al ejercicio, que, obviamente, no tenía nada que ver, pero a saber lo que habrá pensado. Como sea, el miércoles que viene, que se retoma acá toda la actividad normal, tengo que hacer análisis de sangre, y no puedo ir al gimnasio, así que eso me tiene de bastante mal humor, porque odio tener que faltar al gimnasio por lo que sea. Pero, todo sea por la salud, ¿no?
Encima, el domingo me viene la regla, y ya estoy sufriendo con mi cuerpo medio deforme gracias al síndrome pre menstrual. Mientras no me duela demasiado, estaré contenta.


Bueno, estamos en Semana Santa, y ya sabemos que eso significa: chocolate, huevos de Pascuas, y comida familiar. En casa vamos a saltarnos la comida familiar, debido a varios inconvenientes internos en casa (peleas con mi papá), así que, por lo menos eso no lo voy a sufrir. El problema mío es el chocolate, porque me encanta, y me cebo. En particular, no me importa comer una vez chocolate hasta reventar, mi problema es que tengo un hígado sensible, que quedo así después de la operación de la vesícula, así que no puedo comer hasta morir, porque me voy a morir de dolor. Así que, tengo que cuidarme con eso bastante, al menos, hasta el domingo, que ahí sí voy a comerme un buen huevito de Pascuas.
Mientras tanto, tendré que respirar hondo, pensar dos veces antes de comer, y pedir a Dios no engordar de acá al martes, que voy a volver al gimnasio.
Ya estoy estresada con la facultad, así que, probablemente, empieze a estudiar la materia que me quedó del año pasado durante este fin de semana. Lo cual, ya sé, es tonto de mi parte, porque soy la única de mi curso que se quedó con una sola materia del año anterior, la mayoría tiene hasta unas 4 o más. Sí, soy muy ñoña :B jajajaja.


En fin, mis queridas mujercitas, respiren hondo, estén tranquilas, intenten disfrutar el fin de semana largo para pasear, para leer, para estar tranquilas, y nada más. No sea hagan grandes rollos con la comida, y sonrían mucho, si? :)
Éxitos, y sobrevivan a esta semana! ^^

viernes, 22 de marzo de 2013

Viernes

Amo estas piernas
El lunes empiezo la facultad, y ya estoy emocionada-ansiosa por todo. Ya me inscribí, pagué la matrícula, y ya tengo los horarios. Hasta sé lo que me voy a poner! Y mejor así, porque si pienso demasiado lo que me voy a poner, termino de bajón porque todo me queda mal, según yo.
No puedo quejarme mucho de la facultad, porque voy a empezar 4° año de abogacía y puedo cursar todas las materias, y hasta capaz termino la carrera en los años que correspondan. Sin embargo, y aunque me creo muy capaz, siento que en estos años no he cuidado lo suficiente mi imagen. La verdad, no me importa aparentar tener un determinado nivel, o algo así: si me gusta ponerme zapatillas e ir sin peinar a la facultad, lo hago (y lo he hecho). Pero, hay que admitir que el abogado vive un poco de sus conocimientos, otro poco de su sagacidad para argumentar, y otro poco de su imagen. A menos que seas ya reconocido y bueno en lo  que haces, no te podes presentar como un hippie sin bañar (con perdón de los hippies, lo digo con cariño :)). El tema es que, este año, voy a intentar vestirme mona. No quiero decir que me voy a disfrazar de modelo cada día, porque no me da la cara, pero si de ponerme unos zapatitos bonitos o usar collares y esas cosas, que tengo un montón y nunca me las pongo porque es "demasiado." No, si una quiere sentirse linda, tiene que ponerse linda, ¿no? Bueno, eso es lo que me propongo este año... Además de estudiar y aprobar, por supuesto. xD
Este año tengo un año con muchas materias, y poco tiempo. No obstante lo cual quiero seguir yendo al gimnasio, que me ocupa toda la mañana (hago 2 horas y media diarias), y mantener mi excelencia académica. Pero, ya iré viendo cómo me acomodo.


En fin, no hay mucho para decir, la verdad es que la semana se me pasó rapidísimo y sin hacer nada: fui al gym, leí, escribí mi novela, y nada más. Hoy me doy panzada de Wow con mi novio, y poco más. Eso sí, tengo que ir despidiéndome de la siesta, porque con la facu, no voy a poder dormir más, pero bueno... Gajes del oficio de estudiante. xD



Excelente fin de semana! ^^
Éxitos!

domingo, 17 de marzo de 2013

Por algo no me gustaban los boliches

Anoche, como dije, salí con mis amigas. Me puso lo que creí que era suficiente para poder ir al boliche más grande y exclusivo de esta provincia con menos de un millón de habitantes: jeans ajustados, remera blanca con brillos, y botas de cuero. Nada del otro mundo, pero, pensé que pintada y peinada, podía pasar por una chica de la edad que tengo, porque los 21 no me los encuentran en ningún lado.
La próxima me voy a vestir así. xD
De por sí, me parece súper agotador arreglarme para salir, porque generalmente termino llorando frente al espejo o renegando con que no tengo ropa (lo cual es mentira, solo que nada me queda bien), así que, convengamos que hice todo un esfuerzo para ir donde mis amigas, comer fuera e ir al boliche. Por mí, prefiero que nos juntemos a comer, nos riamos un rato, y cada uno a su casa. Pero, como ese era el plan, y aún contradiciendo el sabio consejo de mi novio, fuimos.
Llegamos, y había una parte que era VIP, me rebotaron con mi novio, porque los de seguridad hacen la selección y parece que yo no doy para ser VIP. Como también rebotaron a mi amiga, no me hice problema, porque al final entramos todos por la puerta de la "gente normal." Hasta ahora, todo me parecía una porquería, pero no una porquería tan grande. Cuando estaba por entrar, de vuelta querían rebotarme porque no tengo la cara de una chica de 21 años, pero, gracias al documento y a mi cara de culo, pasé, por supuesto.
Todo bien, pero, encima que yo estoy pagando para entrar, que me miren como una vaca de exposición, a ver cuánta cara de trola tengo o si se me ve bien el orto a través de lo que lleve puesto, es demasiado.
Por algo no voy a esos lugares. Así que, entré con una cara de culo que partía la tierra, y tardé en que se pasara. Encima, mi novio, que le gusta menos esos lugares, no entendía que me pasaba, y no se lo dije hasta que salí, obvio, porque era al pedo intentar explicárselo a los gritos, entre la música a todo volumen.
No estoy en contra de salir a bailar, solo digo que no es mi lugar. Y no es mi lugar, no porque no le ponga onda a pesar de todo lo que me bloquea salir, sino porque me parece de cuarta que te basureen así. Sé que es trabajo de cada boliche seleccionar el ambiente que quiere para su lugar, pero, me pareció demasiado esta vez. No voy a vestirme de trola para ser vip o para entrar antes y hasta que me sonrían. No, para eso me quedo en mi casa.

Así que, después de toda perorata, les digo: no vuelvo más a las salidas nocturnas, y si lo hago, no voy devuelta a ese bolichongo lleno de trolas y de tipos con cara de viejos que quieren minas fáciles.
Espero que hayan tenido mejores salidas que yo. :)

sábado, 16 de marzo de 2013

*

Ayer rendí mi último examen final antes de comenzar las clases, y aún así, me queda una materia de tercer año de la que no me pude deshacer antes de empezar cuarto. Pero en fin... Creo que igual lo estoy haciendo bien, no?
El tema es que, cuando termine de repasar ayer al mediodía, usé el facebook de mi novio para revisar el grupo de la facultad, para ver si había habido alguna novedad sobre mi examen final, y me enteré que rendí a la 1 de la tarde (siempre es a las 4 y media), y eran las 12 y veinte, y yo sin bañarme ni nada. Casi me da una crisis, o mejor dicho, me dio una crisis de histeria, pero como soy tan bruta hasta conmigo misma, me obligué a bañarme y tranquilizarme. En 15 minutos estaba lista, y me tomé un remis a la facultad reprimiendo el frío y el temblor en todo el cuerpo, que me había dado de pura histeria. Llegué a horario, me calmé, apareció mi novio a acompañarme recién salido del gimnasio (yo no fui porque iba a repasar), y entré a rendir el examen oral. Menos mal que la materia me la sabía súper bien, que me tocó una unidad muy fácil y que soy demasiado copada (xD); el tema es que salí en 15 minutos con un 9 en la libreta. Y todo eso, a las patadas. Si hubiese estado más tranquila, capaz no me iba tan bien.
En fin, hoy me toca salida con las chicas de la facultad, y no tengo idea de que corno me iré a poner, porque hace frío y yo quería estrenar un short con lentejuelas, de esos que se re usan últimamente. Pero, me parece que me voy a poner unos jeans ajustaditos, aunque me hacen las piernas como dos jamones, pero es lo que hay, y arriba alguna remera que sea como una bolsa de papas, que me tape todos los rollos. Dramática? Puede ser, pero, así lo veo.
Lo que sí creo que voy a hacer hoy a más tardar es pesarme. 0.o Tengo mucha curiosidad. Y me conformo con no haber engordado, sinceramente. Pero, quisiera saber.


Respecto a lo de mi vecino, agradezco sus comentarios. La verdad es que a mi todo el asunto me puso mal porque es una persona joven, lo conozco desde que era chica, me había gustado, y era el hermano de mi mejor amiga en ese momento. Además, el verano pasado se suicidó un compañero mío de la escuela, y como que todo me dice: "loco, ¿qué está pasando que la gente joven se esta muriendo?". ¿Cómo no vamos a vivir desesperanzados con el mundo si pasan cosas así?
En fin, supongo que viviendo bien estoy haciendo justicia a esas almas que no están, no?


Éxitos, hermosa!
Qué tengan un espléndido fin de semana! ^^


Laura L: no encuentro por dónde comentarte, podrías fijarte si soy yo o es tu blog? :)

jueves, 14 de marzo de 2013

La vida

No me he pasado en estos días por varias razones. La primera de ellas es que he estado ocupada repasando para mi examen final, que es mañana, y estoy un poco asustada, a pesar de que estoy más que preparada. La otra razón es que estuve bastante deprimida porque me parece que tanto gimnasio no sirve para una mierda, y no quería venir con esos pensamientos negativos: no quiero contagiar a nadie mi mala onda, que, por suerte, ahora esta mucho mejor.
La última razón que me mantuvo alejada fue una noticia bastante dura para mi: me enteré que mi vecino, y hermano de mi mejor amiga en su momento, que estaba enfermo de cáncer, falleció el sábado a la medianoche. Fuerte, no? La edad del chico era de 21 años, los mismos que yo, y la enfermedad se lo comió, porque desde que se enteró hasta ahora pasaron solo unos 4 meses. Y pensar que hay gente que vive años con cáncer, y que incluso la supera. Así que, supongo que imaginaran como estuve, bah, como estoy. Hasta me ha dado miedo dormirme y verlo en sueños, porque no me pude despedir apropiadamente, ni siquiera he visto a mi amiga, y no quiero tener pesadillas. Así que, todo esto ha sido un poco la razón de por qué he estado durmiendo bastante como el demonio esta semana. Pero, ya me curaré de esta herida como tantas otras.
De alguna forma, eso me ayuda un poco a valorar más lo que tengo y lo que hago para crecer. Me ha ayudado un poco a ver que realmente estoy mejor desde que empezé el gimnasio y darle el valor que realmente tienen a las pequeñas cosas de la vida.
O sea, mi vecino no se fue del mundo sin querer vivir, el quería seguir estudiando, quería tener una vida fuera de la enfermedad que tenía, no se murió rendido ante la adversidad. Y yo tampoco. Es más, ahora que recuerdo, ya llevo un año sin cortarme con ningún tipo de filo, y espero no volver a hacerlo en toda la vida.


Bueno, hermosas, entre otras cosas, les cuento que el sábado voy a salir con mis amigas y la verdad me da un poco de pánico porque no tengo idea de qué ponerme, y tampoco sé si me irá a quedar bien lo que sea que me pongo. Tampoco sé qué me voy a poner para ir a rendir, porque pensé que iba a hacer calor y hace un frío invernal, pero bueno, ya veré. Deseenme suerte! ^^



Éxitos para todas ustedes! ^^

domingo, 10 de marzo de 2013

No me he pesado, pero...

Traigo fotos.
Por favor, no se asusten.

*FOTOS ELIMINADAS*

Las voy a quitar pronto.
Nunca han sentido que están engordando por el simple hecho de estar sentadas? A mi sí me pasa, y solo puedo pensar "menos mal que mañana es lunes y voy al gimnasio."

Mañana respondo sus comentarios. :)
Éxitos para la nueva semana! ^^

jueves, 7 de marzo de 2013

Mente sana en cuerpo sano

Ayer, hablando con mi mamá, me dijo que le parecía que esa era mi filosofía de vida, y la verdad es que tiene razón. Para mí, la fórmula de la felicidad es la suma de una mente sana y de un cuerpo sano
En todo lo que he vivido en mis 21 años (que tampoco ha sido mucho, por cierto), la única cosa que me ha hecho sentir bien es tener una mente tranquila en un cuerpo que acompañe esa mentalidad despejada. 
Mi mente siempre ha gustado de escribir y leer, por eso, cada tanto me doy tiempo para leer o releer algún libro, y para escribir. Yo quería ser escritora (todavía estoy a tiempo), y justamente ahora tengo una novela a medio escribir, que ya terminaré cuando rinda mi examen final. Pero, también hay que saber cuándo decir "esto es demasiado para mí." Como me pasó ayer: estaba estudiando para rendir dos finales la semana que viene, y no me da el tiempo ni la mente para tanta información, así que, después de dos días de un dolor de cabeza terrible, tomé la decisión de dejar un final para después. No voy a decir que no me deprimí y me sentí inferior, porque la verdad es que todavía estoy pasando el golpe que me ha traído tener que admitir que soy vulnerable o limitada. Y, creo, eso también es cuidar nuestra mente y mantenerla sana: ¿de qué me sirve forzarme a rendir dos materias cuando probablemente acabe en el hospital de tanto estudio? No me sirve, no vale la pena, y tampoco garantiza que saque las dos materias. Preferí irme a la segura, y eso me ha dado tranquilidad: ya no estoy somatizando nada. 
Por otro lado, hay que cuidar al cuerpo: desde el ejercicio hasta una alimentación saludable. No voy a decir que es re fácil dejar de comer harinas de un día para el otro, o que hace semanas que no como nada dulce, porque la verdad es que me doy mis gustos de vez en cuando (sobre todo un día del finde en que me como alguna golosina compartida con mi novio), pero se puede superar o restringir el consumo de esas porquerías. Tampoco hacer ejercicio es un hábito que se forma de la noche a la mañana, para mí es un gusto adquirido. Salvo a mi novio que le gusta de toda la vida, la mayoría hemos aprendido a que nos guste el deporte. Y aún así, detesto sudar, pero, sé que siempre me espera un baño reconfortante al final de la sesión, y eso me mantiene en pie. 
A lo que voy es que, según mi concepción, ser feliz se alcanza a través de estos dos factores: un cuerpo sano y una mente sana. Si te sentís bien, si has enriquecido tu mente con lo que te gusta (estudiar, leer, escribir, hacer manualidades, escuchar música, y más), ¿qué más necesitas? Si uno se siente bien así, creo que todas las demás cosas se superan: se supera que tus padres se lleven mal, se supera que tu padre sea un desastre, se supera que tu hermano se casi un fracaso, se supera que te avergüenze tu cuerpo más que otra cosa en el mundo... Se supera. 


Hablando de mi cuerpo, y para que vean que mi mundo no es de color de rosa ;), mañana tal vez me pese. Y no saben la ansiedad que me da eso. Tengo miedo de no haber bajado nada, que todo haya sido en vano, y si así fuese, pues, seguro que se me va todo el equilibrio al demonio. Encime, mi novio se dirige a mí con la palabra "delgada" y no puedo soportar escucharlo decirme así, porque todavía lo siento mentira. Lo mismo cuando tengo que salir al gimnasio: necesito ir con un sueter o algo mangas largas, porque sino no puedo vivir sabiendo que la gente del colectivo me vean con mis brazos blancos y gordos. 
No, no estoy ni remotamente curada de toda esa porquería, pero, insisto cada día en hacer un paso hacía delante. 

Éxitos!

lunes, 4 de marzo de 2013

Equilibrio

Bueno, como todos los meses, llegó mi querido amigo de cada mes: Andrés, o la regla. xD.
No puedo quejarme, la verdad, es eso o estar esperando la cigüeña, y no, por ahora no necesito eso. Lo bueno es que este mes, no me ha dolido nada, me he hinchado poco (hoy solo un poco porque comí harina a la tarde), y creo que poco más. Supongo que será tanto deporte de por medio, que me anestesia el dolor.
En fin, leyendo sus comentarios anteriores, mis queridas princesas comentaron sobre el éxito y el equilibrio que estoy pasando.
Voy a ser sincera: desde que empezó el año, llevé unos meses espantosos, hasta que empeze el gimnasio hace dos semanas. Cuando dicen que el ejercicio refuerza el autoestima, y todas esas cosas, puedo dar fe de que es completamente cierto. Desde que hago cada mañana dos horas de ejercicio, me siento muy bien. Y eso, sumando al hecho de que hace 3 semanas que no me peso ni tengo una balanza cerca, me ha sentado de maravillas.
De alguna manera, estoy un poco más distanciada de mi lado obsesivo. O, mejor dicho, lo he canalizado por el lado del deporte: necesito levantarme siempre a tal hora, desayunar tal cosa, prepararme para tomarme el cole al gim y llegar a determinada hora.  He cambiado la fijación, no el problema, pero es mucho más saludable.
Estos dos pequeños cambios, han hecho que pueda distanciarme del pozo depresivo que llevé durante estos meses, y que haya podido ver que mi vida no está tan mal. No es que de repente soy un éxito para mi misma, sino que de repente puedo ver lo que realmente tengo. Eso, sumado a que mi cumpleaños me pone más reflexiva que año nuevo y esas fechas, me he dado cuenta de que si no estoy ya en la cúspide, pues debo estar cerca.
En definitiva, todo es una cuestión de perspectiva. Y es que la vida me ha enseñado que todo es una etapa, todo cambia, todo muta. Por más que hoy vea todo hermoso, probablemente mañana me levante con ganas de morirme, o al revés. Siempre voy a volver a lo anterior, y siempre voy a volver luego a este estado exultante que tengo. La idea es que las etapas de luz sean más prolongadas que las depresiones que suelo cargar. Así que, veremos cuánto me dura la felicidad.
Me da pánico pensar en pesarme ahora. Por más que mi novio diga que estoy más delgada, si el número no lo demuestra, voy a morirme de pena Tanto esfuerzo para nada, voy a pensar. Entonces, no quiero pesarme. Pero, cuando la regla se vaya, voy a tener que hacerlo, porque hasta mi novio tiene curiosidad sobre los resultados, ya que él es el que me está dirigiendo en todo esto del gim.
Como sea, el punto es que todo depende de cómo se lo mire. Nosotras mismas tenemos que ser positivas en nuestros pensamientos, porque sino, todo es negro. O, sino, tenemos que cambiar alguno de los factores de nuestra tristeza para hacer algo más agradable. :)


No hay mucho más que decir, solo estaba reflexiva hoy y necesitaba contar eso.
Ya mismo me voy yendo a dormir, porque ya me duele la cabeza de cansancio y la panza de hambre xD Ay, esta regla traicionera que me pone ansiosa!

Éxitos para la semana, princesas!

sábado, 2 de marzo de 2013

Marzo

Cumplí 21 años hace dos días, el 28 de febrero. La verdad es que, como balance de todo lo vivido, me siento conforme con lo que he logrado en estos años: voy a empezar cuarto año de abogacía, tengo una familia que me cuida y mantiene, un novio que me ama, y una vida bastante buena, o, al menos, que me promete buenas expectativas.
Desde el jueves que estoy festejando, porque comí de todo, y ayer recién me junté con mi familia, así que, comí más, porque hubo torta y pizza y sanguches, y esas cosas. Eso sí, no falté ningún día al gimnasio, así que, creo que eso también es algo bueno. :)
Entre otras cosas buenas, cuando tuve que vestirme ayer, mi mamá me contó que a mi papá no le gusta el jean que me puse porque me veo muy delgada de las piernas. No solo eso, sino que además me probé unas calzas que siempre me quedaron bien, y ahora me quedan grandes; y me regalaron un jean que se ve diminuto talle 36 y me queda perfecto y un poco holgado podría decir. La verdad, me encanta ver que me veo bien, que el gimnasio funciona realmente. Lo mejor de todo es que como más o menos lo que tengo ganas (sacando las harinas, claro), y eso me pone de mejor humor. Eso sí, como mucho hasta el mediodía, y luego voy recudiendo hasta la noche.
No tengo idea de cuanto peso, porque desde que me fui de viaje a San Francisco a mediados de febrero, volví y no me pesé más. O sea, llevo 2 semanas sin hacerlo, y tampoco lo voy a hacer por lo pronto: el domingo me tiene que venir la regla (rezen para que así sea), y no es conveniente que me pese antes. Así que, en cuanto sepa, les voy a decir. :)
Tengo que disculparme por mis ausencias de casi una semana, pero voy a explicar por qué no me aparezco tan seguido ya: estoy preparando dos finales, que voy a rendir casi simultáneamente y me ocupa toda la tarde, y la mañana también la tengo ocupada con el gimnasio. Así que, llegan las 12 o 1 de la noche, y ya estoy muerta durmiendo en la cama. Así que, sepan perdonar porque la locura me va a durar hasta el 19 de marzo, que rindo el último final. No obstante, sepan que las leo siempre, pero no les comento porque las leo desde el celu y es muy incómodo. Agradezco infinitamente que todavía se pasen por mi rinconcito. ^^


Bueno, ya empezamos marzo. No sé ustedes, pero a mi febrero me trato bien, así que espero que marzo también sea benévolo conmigo. De lo que estoy segura es que se va a pasar volando por el tema del estudio, pero tengo que aprovecharlo porque es mi último mes de vacaciones, además, y quisiera hacerme este mes el bendito piercing en el ombligo. Aunque eso ya se verá, depende de cuánto pese para cuando tenga todo para hacérmelo.


En fin, mujercitas, sepan que son maravillosas, no dejen que los pensamientos negativos les quiten eso. Somos mujeres, hermosas, capaces y brillantes, que nadie les diga lo contrarios. Sean fuertes ante todo, y quieranse mucho! ^^
Éxitos y excelente fin de semana! ^^
No estoy orgullosa de lo que soy, creo simplemente que ha llegado el momento de admitir lo que soy. Soy una loca enferma que quiere entrar en jeans talle 34, y pesar 50 kg de aire. Nada más. Soy una loca enferma que espera a vivir del amor y del aire. Soy una loca enferma que a veces dice exactamente lo contrario frente a la gente, pero qué mas da? La vida la vivo yo, y es solamente mia.
La rabia, la procesión, el miedo y la tristeza pasa por mi interior. Y eso es lo que se ve acá.