Páginas

Seguidores

jueves, 29 de mayo de 2014

Hoy rindo un parcial, y como soy tan buena alumna, ya tengo todo estudiado y tiempo para pasar por acá xD... Más vale que me vaya bien, no?
Bueno, ha sido una semana complicada, porque he estado estudiando, tengo un estres terrible por la que se me viene con los parciales y no hay tiempo para nada, con la añadidura de que estoy con la regla. Eso me complica aún más todo, porque no necesito sentirme gorda estando en esta situación de estres, encima. Para colmo, se me ha potenciado todo, y terminé llorando en el auto de mi novio el martes por una soberana estupidez. Son las preocupaciones que se me salen del cuerpo.
En cuanto a alimentación, me fue bien, menos ayer. Pasé de un día no tener nada para acompañar mi té mañanero, a que aparecieran frutas, alfajores, tortitas y etc. Es lo que tiene el fin de mes y que la gente cobré: se llena la heladera. Así que, ayer, comí un alfajor, dos tortitas, un bombón, a lo largo del día. O sea una barbaridad.
Y hoy, que pensaba que podría darme el gusto de desayunar un café con un alfajor Havanna negro, para no comer nada de esas cosas en el resto del día, me dió un dolor de panza terrible que, sin ser más específica, me derivó al baño inmediatamente.
Hay que reconocer los límites: un alfajor durante dos días seguidos, NO. Obviamente mi cuerpo no lo soporta.
Estoy dejando la regla, así que espero estar para mañana un poco más cómoda.
Lo que sí, voy a decir una sola cosa, que la dije ayer y me ha quedado grabada en la cabeza: benditas las personas que pueden vivir con su cuerpo sin padecerlo. Yo no vivo con mi cuerpo, sobrevivo, lo aguanto, lo soporto, nada más, y aquellas personas que viven como una dentro de su cuerpo son afortunadas. No andan como yo sintiéndose divididas entre un alma que habla y un cuerpo ajeno que la lleva consigo.

En fin, quería cumplir con escribir más seguido, así que, eso es todo por ahora.
Au prochain!
Éxitos!

domingo, 25 de mayo de 2014

Ici ncore

Me he perdido nuevamente u.u, pero no ha sido a propósito: la facultad me tiene de los pelos. Es el último año, hay toneladas de cosas para leer, encima estoy más social que nunca, así que estoy aplastada de actividades y viviendo el hoy. Mucho más presente en la cotidianeidad que nunca antes en la vida. Por eso no esto pasado muy seguido por acá: toma tiempo vivir en el presente.
Pero, la comida, las dietas y el ejercicio son cosas que nunca me abandonan. Siempre están en mi mente, ya no creo que se vayan.
Qué ha sido de mí en este tiempo?
Bueno, estoy pesando entre 53 y 52 kilos, según indican la balanza y la ropa. Hago ejercicio todos los días un promedio de 20 minutos, y tengo un descanso cada 4 días; las líneas de mi abdomen se empiezan a definir nuevamente, y estoy haciendo también ejercicios de elongación, para poder recuperar elasticidad (soy muy elástica sin hacer nada y me gustaría serlo mucho más). Tan activa estoy con mi cuerpo, que Ale ha notado que hasta me paró más derecha, mejorando mi postura, justamente porque incorporo gracias al ejercicio una postura mucho más decente. Hasta me veo más alta!
Por otro lado, me miro al espejo y veo delgada, me veo reducida en medidas, sobre todo en las piernas y en los brazos. Mi panza siempre será un problema. Pero, creo que mientras continúe con los ejercicios de este modo, no voy a tener problemas en mejorar.
Lo malo es que, con la comida en sí, no siente que esté haciendo grandes avances. Últimamente, mi rutina de comida va así: desayuno variado (fruta, te, café, queso light, a veces algo de panadería si es que hay), almuerzo moderado de lo que haya, y nada hasta la cena que es una simple colación de café/té y alguna galleta de agua sin sal. En la facultad, como mucho, tomo mate con las chicas, que no tiene muchas calorías (además del efecto diurético que tiene). No sé si es mucho, pero cuando me paso de eso, ya me siento un poco mal, como si hubiera comido una barbaridad, y no puedo avanzar sobre esa culpa. Es como que la culpa siempre está ahí, y no puedo evolucionar más allá. Pero seguiré trabajando en eso.
Me está por venir la regla, así que voy a tener una semana jodida con ese tema, porque siempre me deprimo o me siento como un elefante cuando me viene.
Lo curioso de todo es que, mientras yo me noto poco a poco los cambios que se dan como consecuencia de mi esfuerzo (porque nada es gratis en la vida), nadie más lo nota, y me hace dudar un poco de mis logros eso. Sin contar que estoy rodeada de dos tipos de chicas últimamente: las flacas que comen y no engordan aunque quieran, y las que dicen que hacen dieta todo el tiempo y que después te viene a contar que se cenaron un sanguche de milanesa o que quieren que le pongan los brackets para no tener que comer. Y yo, que creo tener un verdadero problema mental y que no puedo darmela de chica delgada, pero que me siento hipócrita contando todo lo que me esfuerzo para estar como estoy (dejando bastante que desear), me quedo en el mutismo absoluto.
Es difícil cargar con lo que se es cuando no se lo puede decir abiertamente. 

En fin, he escrito muchísimo y me muero de sueño.
Quiero escribir más seguido! Pero estoy tapada en cosas y a veces es necesario no hacer nada para despejarse Igual, intentaré pasar más seguido
Éxitos, hermosas!
Qué tenga una semana maravillosa!

jueves, 8 de mayo de 2014

Nuevos propósitos

Aprovechemos que la compu me esta andando bastante bien.
A colación de lo que he leído en varios blogs y de lo que justo me comentó mi novio ayer: "no consideres que tenes una enfermedad, porque la estás superando y tenes que decirle chau", me inspiro para escribir esta entrada.
Como desde un par de años, que decidí madurar y crecer, me encuentro aún en la situación de querer dejar mi pasado de trastorno alimentario (si es que alguna vez tuve uno porque nunca me diagnosticaron) o continuar en la fina línea entre la enfermedad y una supuesta sanidad mental.
En mi caso, afortunada o lamentablemente según se mire, mi problema pasó bastante desapercibido en mi entorno familiar. Sí, algunas personas se dieron cuenta de cuando estuve muy delgada, pero nunca fue excesivo. Y encima, mi mamá siempre pretendió estar ciega frente a mis problemas. No sé si estaba ocupada con otras cosas o simplemente no le dio importancia, ya pasó y no pienso juzgarla por su inacción, pero la verdad es que nunca nadie pensó que estuviera enferma. Salvo mi novio, que me vio no comiendo por días, que me vio derrapar de hambre varias veces. Es el único que me cree, que me cuida, que quiso ver lo que me pasaba y me ha ayudado siempre.
Creo que por esto, por haber sido una inútil hasta para que notaran que tenía un problema, no me puedo despedir aún de este "trastorno", que según parece, me lo invento yo misma para hacerme la interesante.
Pero, la triste verdad, es que tengo 22 años, estoy cursando el último año de mi carrera, si todo marcha bien me recibo de abogada el año que viene, y si sigo encaminada, antes de los 25 voy a estar casada con el amor de mi vida. Con una proyección de vida tan larga (y querida, porque deseo esa vida), no puedo pretender arrastrar un problema que yo misma me creo. No tengo espacio para eso. Tengo que dejarlo ir, porque estoy obligada a hacerlo.
Sin embargo, por otro lado, todavía me pruebo, sin exagerar, de 3 o 4 pantalones antes de salir, todavía no puedo ponerme algo ajustado que no lleve algo holgado encima que me tape los rollos, todavía puedo llorar si me miro demasiado en el espejo. Y eso no lo considero ni normal, ni algo que pueda superar del todo. El germen siempre va a estar ahí.
Por eso no me considero una persona "curada": todavía sufro, todavía me maltrato, todavía me niego que me pasa lo que me pasa, porque no me van a creer si se lo cuento a alguien. Pero, a su vez, es irreal pretender llevar una vida con 400 calorías diarias. Y tampoco puedo tener el pensamiento (recurrente en mí, sobre todo esta semana) de que consumir 671 calorías, como fue el intake del martes, es demasiada comida. Es más, si quiero ser una persona feliz y normal, no puedo contar calorías!
Creo que es por todo esto que me he decantado por la "vida sana", es lo más fácil para poder cuidarme sin parecer enferma, es más, hasta estoy a la moda por ser así, y convengamos que nunca he estado a la moda en mi vida.
Mientras me decido, seguiré en la línea de la incertidumbre: rayando lo insano, pretendiendo que eso es sano.

Cuanta razón!
En esta entrada, iba a contar qué alimentos pensaba dejar de lado (o moderar) para llevar una vida más sana, pero todo derivó en este análisis.
Igualmente, cuento que mi intención es dejar de comer lo siguiente:
-Quesos (también en sus versiones light)
-Aderezos (solo los como ocasionalmente, pero hasta eso quiero dejar)
-Fritos (también los como ocasionalmente, como una vez al mes, pero me dan ganas de vomitar)
-Carne roja
-Caramelos y todo tipo de azucar empaquetada en forma de golosina. 
Y nada más, por el momento. Son alimentos que quiero dejar porque me doy cuenta de que me hacen mal al sistema, e intentar llenarme de otras, más sanas.

Éxitos, hermosas! ^^
Disculpen semejante entrada.

lunes, 5 de mayo de 2014

I'm still here

No he actualizado porque a mi computadora le agarra la locura y se tilda muchísimo, por lo que me he ausentado más de lo que hubiese querido. Sin contar, claro, que la facultad me ha tenido muy absorbida mucho (y aún así siento que no avanzo con mis estudios como debería).
En fin... Qué ha sido de mí en estos días? 
Me vino la regla y tuve una semana pésima, porque me sentí gorda y fea durante toda la semana. Hasta que se me fue, y fui recuperando con ello mi cuerpo. Voy a ser sincera: lo que más me levantó el ánimo fue que dos de mis amigas de la facultad (las más cercanas), me dijeron que estaba más delgada cuando me acomodé un pantalón que me baila y es el más nuevo que tengo. Eso me levantó mucho la moral, pero aún más me puso feliz que mi mamá, o sea, la persona que me ve todos los días, me dijera que también me veía muy delgada, que tuviera cuidado con adelgazar más. :D
Parece que se me nota más en las piernas que en otro lado, pero no importa dónde, lo que importa es que se esta notando. Al final, va a ser cierto eso de que se tarda 8 semanas para que los demás vean los cambios en uno, porque es más o menos lo que llevo haciendo ejercicio continuo y mortal (en realidad es un poco más). Así que, por ese lado, estoy de bastante buen humor.
Les cuento, en otras noticias, que he estado muy salidora: salí a bailar los dos fines de semana pasados. Aunque no me divertí tanto en la primera salida (llevaba vestido ajustado y me estaba por venir), en la segunda, que fue el viernes, la pasé genial. La verdad, me alegra haber salido. Lo que no me alegra tanto es todo lo que me he atrasado con el ritmo de estudio, pero, ya lo voy a ir remediando. Lo malo, también, es que ya rendí mi primer parcial, y creo que me ha salido pésimo :/ y mañana rindo otro, aunque me he preparado mucho más, así que, estoy más tranquila.
Love food! ^^
En noticias más recientes, esta mañana anduve mal de la panza, y me esta haciendo pensar que no puedo jugar mucho con la comida, porque justo hoy se me ocurrió comer un desayuno de varias cosas y mi estómago reaccionó pésimo. Es obvio que está acostumbrado a otras cantidades: no es lo mismo comer fruta que comer queso, y encima querer combinar ambas cosas. xD Pero, quiero hacer vida sana, así que en la medida de lo posible, procuraré acomodar mi dieta para que mi estómago aguante un poco más.
Por el momento, la vida esta tranquila, pero quiero estar más activa, así que esta semana voy a empezar a hacer telas con una compañera de la facultad y estoy muy entusiasmada. :D
Espero que sus vidas estén bien y que hayan progresado! :D Yo voy a pesarme próximamente, para ver en qué númerito andamos, pero no voy a agobiarme, la verdad que tener el cuerpo con musculo y tonificado me da mucha paz, casi tanto como pesar lo que una pluma.
Actualizaré lo más pronto que pueda.:)
Éxitos, mis hermosas princesas! ^^

No estoy orgullosa de lo que soy, creo simplemente que ha llegado el momento de admitir lo que soy. Soy una loca enferma que quiere entrar en jeans talle 34, y pesar 50 kg de aire. Nada más. Soy una loca enferma que espera a vivir del amor y del aire. Soy una loca enferma que a veces dice exactamente lo contrario frente a la gente, pero qué mas da? La vida la vivo yo, y es solamente mia.
La rabia, la procesión, el miedo y la tristeza pasa por mi interior. Y eso es lo que se ve acá.