Páginas

Seguidores

martes, 29 de octubre de 2013

Reflexión.

He estado reflexionando con sus comentarios de la pasada entrada, y además de agradecerlos :), les dejo las conclusiones de estos días.
Sí, bajar medidas es bueno. Cuando pesé 57 kilos, la cintura me medía 65 cm, y ahora, con unos kilos menos (no sé cuántos menos), la cintura me mide 63,5 cm. Es decir, de bajar, he bajado, no lo puedo negar. Mi problema no es ese, mi problema es que la ropa me sigue quedando espantosamente, mi cuerpo sigue pareciendo la cosa más amorfa jamás vista, y no puedo seguir viviendo así.
Creo que nunca he pasado tanto tiempo sin ponerme un pantalón de jean, por culpa de mis enormes piernas. He estado todo el invierno con calzas, porque en mi caso disimulan todo lo que detesto de mis piernas. Al menos así, no parezco ematambrada en algo demasiado ajustado.
Lo mismo con las remeras mangas cortas: nunca me he privado tanto de ponérmelas como ahora. Y para qué? Ayer me puse una camisola mangas cortas y anchas, y en los reflejos parecía un globo 0.o. Nunca más me pongo esa camisola sin algo arriba...
Y decir eso me enferma: hacen 30°, es primavera, y en un mes voy a tener que andar en bolas, porque va a hacer mucho más calor. No quiero ser la "tarada", la "ridícula" que anda con saco para no tener que andar mostrando sus brazos, porque son gordos y blancos. No. Quiero ser la chica normal, que se pone lo que le gusta, y es feliz así.
No entiendo cómo hacen las restantes compañeras de mi facultad para vestirse como si tal cosa. Las veo que se ponen la ropa, que les ajusta el cuerpo, que no les queda mal, y la ropa simplemente cuelga de sus cuerpos, las cubre, no las aprisiona, como me pasa a mí. Y me pregunto cómo me veré yo de fuera: me quedará así la ropa? O me quedará como lo siento yo: ahogándome en tela y marcando cada defecto de mi cuerpo?
Miro los cuerpos de mis compañeras de la facultad, y no son perfectos, pero a ellas les queda bien. Alguna tiene piernas más anchas, otra tiene algún rollito, pero les queda bien, se ven bien. No se nota en su cara que sufran por ello, y uno termina por olvidar que tienen ese defecto. Pero en mi caso no: todo se marca, todo se ve, y yo sufro y me escondo.
No entiendo por qué en  mi caso tiene que ser distinto.

Encima, me esta comiendo el estrés de la facultad. Estoy peleando dos materias promocionales, para evitar rendir un final; y además, quiero sacar 3 materias más antes de fin de año. Es mucho, lo sé, me doy cuenta, pero quiero hacerlo. Aunque no doy abasto.

Hace 4 días que no voy al baño y eso me tiene loca, porque venía siendo muy regular con eso.

Es como que ahora se me ha juntado todo, y me desquito con mi cuerpo. El cual no esta cooperando para aliviar mis tensiones.
Al final, hasta mi cuerpo me traiciona. :/

Love!

viernes, 25 de octubre de 2013

Peleándome con el espejo

El espejo es una perra que me confunde, que me hace sufrir y se regodea en mi tristeza, en mi desesperación por ver en él algo que me parezca lindo.
Me medí la cintura, porque me veo espantosa: 63,5 cm. Cuando pesaba 50 kg, la cintura me medía medio cm menos.
No entiendo qué es lo que no estoy viendo. No entiendo qué es lo que le pasa a mis ojitos, que me ven como un cerdo con ropa. No sé.
Pero sufro, sufro mucho. Porque ya no recuerdo la última vez que me puse algo ajustado al cuerpo sin llevar un saco arriba, porque hace 29° y no me resigno a sacarme el saquito de hilo que siempre me hecho encima, porque camino y veo en los reflejos de los autos y de los vidrios un par de piernas inmundas.

A veces siento que esto me come lenta y sistemáticamente, y que nunca dejará de afectarme el cómo me veo.
Patético: 21 años y casi una carrera sacada, para seguir siendo una niña inmadura.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Por qué no me quiero pesar?

Hermosas, cómo pasaron el fin de semana?
Acá en mi país, fue el día de la madre el domingo. El sábado había tenido una confirmación, con comida incluida. Así que, para el lunes tuve un dolor de hígado que no se dan una  idea. :/
Hacía cerca de un año y algo que no me pasaba (desde que me operaron, para ser exactos), y debo decir: no se lo deseo a nadie.
Quién pudiera tener este cuerpo!
El sábado no comí mucho: una empanada, un porción de pizza, un pequeño sanguchito (imagínenlo minúsculo), y nada más, porque ya me sentía mal, descompuesta.
Intenté no hacer caso de la situación, y el domingo, Día de la Madre, almorzé con mis familiares. Comí: un chorizo y ensaladas, una porción de torta helada, y ya me llegó el dolor de hígado.
Tal es así, que el lunes no pude desayunar ni dos galletitas de avena (las galletas más insulsas del planeta) con mi te, porque me daba asco todo. Es más, fui a una clase, y ya me volví a casa porque me sentía pésimo.
Ayer, ya estaba mejor. Pero, me agarró la depresión: llevo desde el viernes sin hacer ejercicio, y me lo noto en el abdomen, porque la falta de abdominales es increíble. :/ Eso y que ya estoy agotada de la facultad. Me faltan un parcial jodido y un integrador más jodido todavía, y tengo 0 ganas de estudiar. Es como que no me interesa. Y como no puedo perdonarme el no tener ganas de estudiar (aunque estudie todos los días), me siento mal.
Hoy, igual, estoy de mejor ánimo. Como ayer terminé caminando media hora en la caminadora, me siento mejor. Sé que no es nada, pero lo que cuesta es empezar, y yo ya empezé. Es más, termino de repasar la presentación de un trabajo para hoy, y me pongo a hacer ejercicio. :)

Por un abdomen así :D

Ahora, el título de la entrada.
No me pesé este fin de semana, supuestamente porque no encontré el momento. Pero, en realidad, me da miedo hacerlo.
Me veo relativamente bien (a pesar de la panzita fofa que se me ha hecho), noto en mis piernas, sobre todo, que he adelgazado algo. Pero me da pánico pensar en subirme a la balanza y ver que sigo pesando lo mismo o más.
Sé que no debería tener miedo, que por algo veo cambios en mi cuerpo. Pero, el miedo no se va...
Estoy comiendo muy poco: entre 200 a 400 calorías. Y tal vez algún subidón hasta casi las 800 en fin de semana, porque no me salvo los viernes de la pizza caserita e integral de la mamá de mi novio. Nada grave, creo.
Pero, y si no es suficiente para bajar algo? :/
Ay, esta inseguridad mía! xD


Éxitos con lo que queda de semana, hermosas!! 

P.D: Flynn, por qué te fuiste?

viernes, 18 de octubre de 2013

A quién no le da placer no comer?

Estoy en época de parciales, así que, estoy con la mente en otra cosa, por eso, no entro tanto pero las leo religiosamente, y ahora, después de escribir, les voy a comentar. Hasta ahora, vale la pena el esfuerzo: me esta yendo bien, aunque no voy a cantar victoria hasta termine octubre y tenga todas las notas. Por supuesto que estoy poniendo todo de mí, pero, por las dudas...


Qué me pasó esta semana? 
El domingo me vino la regla, y encima era el cumpleaños de la mamá de mi novio, así que, comí de todo, y sin que me importara. Encima que me sentía adolorida por la regla, no me iba a sentir peor por comer. Ese fue mi día libre :).
Como antes de que me viniera, no me hinché, y me pasé esta semana matándome de hambre.
Estoy tomando como referencia la dieta que tengo publicada justo arriba, que se llama "8 semanas de hambre" xD. Muy bonito el nombre. No la sigo al pie de la letra: no puedo comer menos 200 calorías, y mucho menos ayunar. No tanto porque no me de el cuero para hacerlo, sino porque en casa tengo que almorzar obligatoriamente, así que, imposible. Pero, mejor así, porque no quiero ponerme como loca con todo esto, aunque un poco lo estoy haciendo ya.
Amo este cuerpo!
Igual, la dieta me sirve como guía, para varias cantidades y ayudarme a decantarme por las frutas, que tienen pocas calorías y hacen mejor que comer caramelos.
He de decir también que, afortunadamente, he pasado toda una semana sin comer caramelos. Habría sido más, pero mi novio me dió un caramelo masticable el miércoles. No importa, en realidad, pero quiero despegarme de las golosinas. Son algo que, aunque sea poco, hacen que sienta que falle todo el día.
Encima, mamá, un día que no cené (porque me moría de sueño y quería llegar rápido a la cama), me preguntó si estaba en no-comer. Creo que puse una enorme cara de sorprendida, y casi la mando al cuerno (no me molesten cuando tenga sueño), porque me pareció una absoluta estupidez.
Una cosa es que, con el calor que hace, no tenga ganas de cenar nada pesada y pasar derecho a la cama, después de un día de ritmo de facultad terrible; y otra cosa es no comer deliberadamente. Cosa que no hago, reduzco porciones, sí, pero no dejo de comer.
Es más, ahora que se me fue la regla, me siento súper chupada, lánguida, repentinamente delgada. No sé si será el esfuerzo de todo el mes pasado que aparece de repente, o recién ahora me encuentro en condiciones de verme como estoy. Hoy debería pesarme, así que, ya les vendré a contar. La última vez, rondaba los 54,5kg, así que, espero que sean 54 kg redondos.
Eso sí, esta semana, por culpa de los parciales, no pude hacer ejercicio, por eso no me preocupa comer poco. No me voy a descompensar. :)


Respecto al título de la entrada, para no alargar más la entrada, solo diré que me sonó bien y lo puse xD. A mí me gusta no comer, o acostarme con hambre y desayunar al otro día con gusto y saciarme. Es un poco masoquista, capaz, pero es mi manera de compensación.
Este finde será de descanso para mí, así que, espero volver a pasarme. :)

Éxitos, hermosas! 
Qué tengan buen finde! ^^


P.D: Si alguna sabe de Flynn, por favor, que me digan.

jueves, 10 de octubre de 2013

Trastorno

No es que quiera estar enferma, pero a veces me da la sensación de que, quiera o no, debo tener algún problema mental, y que no esta ligado exclusivamente a la comida. O que se expresa de distintas maneras.
Cuando tenía 15 años, que creo que fue el punto de inflexión en que empeze a prohibirme la comida deliberadamente, todos mis problemas se solucionaban no comiendo. Me sentía bien porque no comí, y seguía así. La gente me decía que estaba delgada, que dejara de adelgazar tanto, que me veía muy bien... Era embriagante, y como todo se debía a la comida, continúe.
El problema fue cuando, con 17 años, y a raíz de que tenía que elegir qué estudiar y si me iba a otro lado o no, la comida no ya no fue suficiente para calmarme y hacerme sentir bien. No solo comí muy poco ese año, sino que además me empeze a lastimar. Como si necesitara maltratar más a mi cuerpo para sentir "mejor", porque ya no me sentía bien.
Hoy, con 21 años, la comida esta un poco más estable: como todos los días, y como sano, lo cual era impensado para mí con 18 años, cuando baje 6 kilos en 1 mes (de 59 a 53). Porque los bajé a fuerza de no comer, de ayunar compulsivamente cada día. Y me sentía bien.
Pero, ahora que como mejor (aunque no por ello he dejado de contar calorías), la necesidad de maltrato se me ha salido por otros lados. Ahora no puedo ni mirarme al espejo, no puedo ni vestirme con lo que me gusta, porque me veo gorda. Y no solo gorda, sino que también me siento sucia. Sí, aunque me bañe, a las horas ya me siento sucia, desarreglada, con los pelos mugrientos, con la grasa ensuciándome entera.
No sé por qué me pasa esto. No sé por qué con los años me he puesto más estricta con mi higiene personal, y no porque sea dejada, sino por esa imperiosa necesidad de sentirme y estar "limpia." Me tranquiliza mucho el rasparme bien cuando me baño para sacarme la suciedad de encima, me siento mejor cuando me pongo la ropa limpia, pero al rato la siento sucia y colgando espantosamente sobre mí.
Ojo, no creo que la ropa tenga germenes y cosas así. Pero me siento sucia.

Por eso creo que tengo algún trastorno mental. Y que tal vez, como me ha pasado hasta ahora, evolucione en una nueva manía.

lunes, 7 de octubre de 2013

Noticias


Uff, me perdí de nuevo.
Al final me fui de viaje un jueves y viernes, y ya volví el sábado. Me fue bastante bien, no comí mucho, me moví para todos lados, por suerte, pero no toqué ni un libro mientras estuve allí.
Durante la semana pasada, me tocó rendir un parcial para el cual me fue muy mal, y ya hoy me enteraré de la nota, pero no espero haber aprobado siquiera. :/ Una pena después de todo el tiempo que le puse, y eso es lo que me da más pena.
En fin... La semana pasada, lo hice todo mal. Me sentía muy mal, como que me veía terrible, y sentía que todo el esfuerzo que le pongo a todo lo que hago, no sirve de nada. Me veía panzona, me veía con flotadores, un asco en todo sentido. Pero, luego me dí cuenta, tenía que ver con que había retomado el ejercicio, luego del viaje que hice y donde no pude hacer, y que mi cuerpo se había hinchado momentáneamente por ello. De todas maneras, caí varias veces, pero caminé mucho con mi novio y hablamos un montón.
La verdad, si no me corté, si no me lastimé, si no tengo marcas de daño autoinfligido en este momento en mi cuerpo, es gracias a mi novio. Me puse a llorar el día en que exploté, y no pude evitarlo, porque tengo un pantalón que me quiero poner a toda costa y que me queda apretado y por eso prefiero no ponérmelo, por eso me largue a llorar como una loca. Y mi novio, en lugar de reprenderme, de decirme que no llore por eso, simplemente me abrazó. Me abrazó hasta que dejé de llorar y me calmé. Eso es apoyo. Me dijo que siguiera haciendo ejercicio, que todo iba a salir bien, que no me dejara caer, y me calmó muchísimo.
El domingo tuve la comunión de la hermana más pequeña de mi novio, así que, comí un montón: 2 empanadas, 3 porciones de pizza, gaseosa, una porción de torta, y medio durazno con crema, a lo largo del día. Demasiado.
Aún así, sigo pesando 55 kg, y quiero quitarme este número de encima para finales de octubre, a ver qué tal.



Pero, hoy es otro día, otra semana, otro momento, y puedo hacer que me vaya maravillosamente hoy, no? ^^
Espero que todas estén bien. ^^

Flynn, dónde estás? Alguna sabe dónde está?
No estoy orgullosa de lo que soy, creo simplemente que ha llegado el momento de admitir lo que soy. Soy una loca enferma que quiere entrar en jeans talle 34, y pesar 50 kg de aire. Nada más. Soy una loca enferma que espera a vivir del amor y del aire. Soy una loca enferma que a veces dice exactamente lo contrario frente a la gente, pero qué mas da? La vida la vivo yo, y es solamente mia.
La rabia, la procesión, el miedo y la tristeza pasa por mi interior. Y eso es lo que se ve acá.