Páginas

Seguidores

viernes, 29 de marzo de 2013

Semana Santa

No he estado escribiendo, porque por algún motivo blogger no pasa como publicadas mis entradas, y nadie se entera de todas maneras de mis actualizaciones. Pero bueno, voy a insistir...
Esta semana ha sido corta por culpa de Semana Santa, y ayer fue el último día de la semana que podía ir al gimnasio, hasta el martes, que vuelve a abrir. Lo cual, desde ya les cuento, me pone de muy mal humor, porque para mí no ir al gimnasio es igual a engordar. 

Bueno, esta semana comenze las clases, y fue un asco, porque los profesores se tomaron las vacaciones de Semana Santa por adelantado y aparecieron cuatro en tres días. Por otro lado, tengo unas dos compañeras que volvieron muy delgadas de las vacaciones, y me hizo sentir todo eso bastante mal, porque yo no he adelgazado nada, bah, no que yo sepa. La cosa es así: no soy objetivamente gorda, ni siquiera rellenita, pero, siempre me gusta volver a clases más delgada o mejor, entonces, ver compañeras que sí han bajado bastante, como que me hace sentir mal. Pero, no puedo quejarme, porque mi cuerpo sí se ve bien por el gimnasio, haya bajado o no de peso. Lo bueno es que la mayoría de las chicas volvieron gordas, y ese fue mi consuelo. Ya sé, bastante feo lo mío, pero no puedo evitar las comparaciones.
Se me hinchó un ganglio que me hizo doler desde el lunes hasta ayer, y el miércoles caí en el hospital porque la noche anterior no había dormido nada por el dolor. Pareciera que me estoy por enfermar, y mi madre quería atribuir ese dolor al ejercicio, que, obviamente, no tenía nada que ver, pero a saber lo que habrá pensado. Como sea, el miércoles que viene, que se retoma acá toda la actividad normal, tengo que hacer análisis de sangre, y no puedo ir al gimnasio, así que eso me tiene de bastante mal humor, porque odio tener que faltar al gimnasio por lo que sea. Pero, todo sea por la salud, ¿no?
Encima, el domingo me viene la regla, y ya estoy sufriendo con mi cuerpo medio deforme gracias al síndrome pre menstrual. Mientras no me duela demasiado, estaré contenta.


Bueno, estamos en Semana Santa, y ya sabemos que eso significa: chocolate, huevos de Pascuas, y comida familiar. En casa vamos a saltarnos la comida familiar, debido a varios inconvenientes internos en casa (peleas con mi papá), así que, por lo menos eso no lo voy a sufrir. El problema mío es el chocolate, porque me encanta, y me cebo. En particular, no me importa comer una vez chocolate hasta reventar, mi problema es que tengo un hígado sensible, que quedo así después de la operación de la vesícula, así que no puedo comer hasta morir, porque me voy a morir de dolor. Así que, tengo que cuidarme con eso bastante, al menos, hasta el domingo, que ahí sí voy a comerme un buen huevito de Pascuas.
Mientras tanto, tendré que respirar hondo, pensar dos veces antes de comer, y pedir a Dios no engordar de acá al martes, que voy a volver al gimnasio.
Ya estoy estresada con la facultad, así que, probablemente, empieze a estudiar la materia que me quedó del año pasado durante este fin de semana. Lo cual, ya sé, es tonto de mi parte, porque soy la única de mi curso que se quedó con una sola materia del año anterior, la mayoría tiene hasta unas 4 o más. Sí, soy muy ñoña :B jajajaja.


En fin, mis queridas mujercitas, respiren hondo, estén tranquilas, intenten disfrutar el fin de semana largo para pasear, para leer, para estar tranquilas, y nada más. No sea hagan grandes rollos con la comida, y sonrían mucho, si? :)
Éxitos, y sobrevivan a esta semana! ^^

1 comentario:

Flynn Rose dijo...

Hermosa!!! No te agobies tanto que tiene arreglo, ya vas a ver. A veces es inevitable subir unos gramos por X motivo y también pasan estas cosas de los feriados... pero bueno, no se puede zafar de todo PERO sí tiene arreglo. Eso es lo bueno, imaginate si no tuviera :/

Te vas a medir, no te preocupes. Después arrancás de nuevo el gimnasio y listo! A veces cuando pasan estas cosas hasta vienen bien porque queda como una especie de compensación y terminás bajando un kilo. No te sorprenda :)

Besos!!

No estoy orgullosa de lo que soy, creo simplemente que ha llegado el momento de admitir lo que soy. Soy una loca enferma que quiere entrar en jeans talle 34, y pesar 50 kg de aire. Nada más. Soy una loca enferma que espera a vivir del amor y del aire. Soy una loca enferma que a veces dice exactamente lo contrario frente a la gente, pero qué mas da? La vida la vivo yo, y es solamente mia.
La rabia, la procesión, el miedo y la tristeza pasa por mi interior. Y eso es lo que se ve acá.