Páginas

Seguidores

domingo, 17 de marzo de 2013

Por algo no me gustaban los boliches

Anoche, como dije, salí con mis amigas. Me puso lo que creí que era suficiente para poder ir al boliche más grande y exclusivo de esta provincia con menos de un millón de habitantes: jeans ajustados, remera blanca con brillos, y botas de cuero. Nada del otro mundo, pero, pensé que pintada y peinada, podía pasar por una chica de la edad que tengo, porque los 21 no me los encuentran en ningún lado.
La próxima me voy a vestir así. xD
De por sí, me parece súper agotador arreglarme para salir, porque generalmente termino llorando frente al espejo o renegando con que no tengo ropa (lo cual es mentira, solo que nada me queda bien), así que, convengamos que hice todo un esfuerzo para ir donde mis amigas, comer fuera e ir al boliche. Por mí, prefiero que nos juntemos a comer, nos riamos un rato, y cada uno a su casa. Pero, como ese era el plan, y aún contradiciendo el sabio consejo de mi novio, fuimos.
Llegamos, y había una parte que era VIP, me rebotaron con mi novio, porque los de seguridad hacen la selección y parece que yo no doy para ser VIP. Como también rebotaron a mi amiga, no me hice problema, porque al final entramos todos por la puerta de la "gente normal." Hasta ahora, todo me parecía una porquería, pero no una porquería tan grande. Cuando estaba por entrar, de vuelta querían rebotarme porque no tengo la cara de una chica de 21 años, pero, gracias al documento y a mi cara de culo, pasé, por supuesto.
Todo bien, pero, encima que yo estoy pagando para entrar, que me miren como una vaca de exposición, a ver cuánta cara de trola tengo o si se me ve bien el orto a través de lo que lleve puesto, es demasiado.
Por algo no voy a esos lugares. Así que, entré con una cara de culo que partía la tierra, y tardé en que se pasara. Encima, mi novio, que le gusta menos esos lugares, no entendía que me pasaba, y no se lo dije hasta que salí, obvio, porque era al pedo intentar explicárselo a los gritos, entre la música a todo volumen.
No estoy en contra de salir a bailar, solo digo que no es mi lugar. Y no es mi lugar, no porque no le ponga onda a pesar de todo lo que me bloquea salir, sino porque me parece de cuarta que te basureen así. Sé que es trabajo de cada boliche seleccionar el ambiente que quiere para su lugar, pero, me pareció demasiado esta vez. No voy a vestirme de trola para ser vip o para entrar antes y hasta que me sonrían. No, para eso me quedo en mi casa.

Así que, después de toda perorata, les digo: no vuelvo más a las salidas nocturnas, y si lo hago, no voy devuelta a ese bolichongo lleno de trolas y de tipos con cara de viejos que quieren minas fáciles.
Espero que hayan tenido mejores salidas que yo. :)

No hay comentarios:

No estoy orgullosa de lo que soy, creo simplemente que ha llegado el momento de admitir lo que soy. Soy una loca enferma que quiere entrar en jeans talle 34, y pesar 50 kg de aire. Nada más. Soy una loca enferma que espera a vivir del amor y del aire. Soy una loca enferma que a veces dice exactamente lo contrario frente a la gente, pero qué mas da? La vida la vivo yo, y es solamente mia.
La rabia, la procesión, el miedo y la tristeza pasa por mi interior. Y eso es lo que se ve acá.