Páginas

Seguidores

sábado, 4 de abril de 2015

Bien

Bueno, así como aparezco los días en que me encuentro triste, tengo que aparecer los días en que estoy bien/ feliz. Hoy estoy bien.
Agradezco muchos sus comentarios. Ahora me encuentro más tranquila sobre el tema de la Universidad, y creo que ya no voy a tener problemas. He hecho el "duelo" necesario, y creo que tengo el alma lo suficientemente curada de mis errores como para poder seguir adelante, con la frente bien alta por supuesto. :)
Quiero este abdomen! :D
Durante esta semana, mientras me iba mejorando de mis anginas, mi cuerpo fue deformándose por la regla, lo cual me sumió en una tristeza muy grande, porque entre la debilidad de la enfermedad y la sensación de sentirme un globo, me veía terriblemente pesada. Ni gorda ni musculosa, pesada. Cuando hacía ejercicio, no podía hacer dominadas cómodamente porque no lograba sostener mi peso corporal, y lo traducía como "estás más gorda", aunque ahora me doy cuenta de que simplemente no estaba al 100% de mis energías.
Es difícil darse cuenta de que el cuerpo tienen un montón de funciones más aparte de adelgazar o engordar. La fiebre y las enfermedades te afectan aunque una crea que no, y yo durante los días de enfermedad comí bastante menos que lo normal, así que ¿cómo iba a tener fuerzas para hacer ejercicio como de costumbre? Una se escinde tanto de su cuerpo que se olvida que la fuerza que tiene la mente no siempre va a acompañada de la fuerza del cuerpo. Es fantástico, y a su vez peligroso, ver cómo podemos vivir dos mundos paralelos: el que habito en mi mente y el que habito en mi cuerpo. Con los años, he notado que anulo lo que siente el cuerpo. He aprendido a sentir hambre de nuevo y reconocerla antes de sentirme completamente enferma por la falta de comida, cuando en realidad es algo tan simple.
En fin, creo que me estoy yendo por las ramas...
Lo que quería contar hoy es que, luego de pasar una Semana Santa reflexionando sobre todo, he decidido dejar el pan definitivamente en todos los horarios. Antes lo permitía hasta las 3 de la tarde, pero me doy cuenta de que no me genera ningún beneficio, así que, adiós pan! De a poco quiero ir deshaciéndome de las galletitas dulces, pero vamos por lo fácil para empezar.
Espero que me funcione, y sobre todo, que ayude a maximizar mi entrenamiento, porque aunque no quiera, siento que estoy un poco estancada en los resultados de mi cuerpo.
Sigo sin pesarme, pero creo que, si he engordado realmente, no debo superar los 53 kilos como mucho, y son pesos que no me quitan el sueño aún, así que, seguiré en la ignorancia. Al menos hasta que me sienta con seguridad de subirme a la balanza.


Espero que todas tengan unas Felices Pascuas!
Éxitos para todas! :D

4 comentarios:

Sophie dijo...

Que bueno que te sientas mejor, es muy acertada tu reflexión sobre lo que creemos que podemos y lo que realmente nuestro cuerpo puede en esos momentos sea por energía, enfermedad, falta de nutrientes, etc.
Me sentí identificada con esa parte. Tal vez mejor ser paciente y recuperarse y luego ahí si con toda la energía darlo todo(nota mental para mi misma también jaja).
Por que el pan? carbohidratos en general quieres dejar?
que sigas bien y gracias por tu comentario
besos

Fear Factory dijo...

Nena acabo de leer tu anterior entrada y esta.... yo creo que la regla ha tenido mucho que ver eh? Jajaja

Yo los días antes y durante me deprimo ... horrible...

Me alegro de que te haya dado el subidon y q te encuentres mejor de la fiebre .

Ánimo y no eches mucha cuenta a los pensamientos malos de ese tipo.... va por rachas !!!

Lara∞ dijo...

Eso es lo unico bueno de enfermase, se come menos...
espero que esta buena onda y alegria te dure muchisimo!
(Me gusto demasiado la imagen de la vaca. Cuanta razon!!!)

Lita εїз dijo...

Que gusto leer que aprecias el estar bien, aveces yo misma me lo cuestino porque no es facil lograr ver el contraste, pero está perfecto lo que dices y que hayas decidido seguir con la frente en alto :)

Un beso, espero tener mas noticias de ti

No estoy orgullosa de lo que soy, creo simplemente que ha llegado el momento de admitir lo que soy. Soy una loca enferma que quiere entrar en jeans talle 34, y pesar 50 kg de aire. Nada más. Soy una loca enferma que espera a vivir del amor y del aire. Soy una loca enferma que a veces dice exactamente lo contrario frente a la gente, pero qué mas da? La vida la vivo yo, y es solamente mia.
La rabia, la procesión, el miedo y la tristeza pasa por mi interior. Y eso es lo que se ve acá.